Sep 09 2016

MOVIDAS A COMPASIÓN

1 al 6 de septiembre

El día 1 de septiembre por la tarde, salimos las hermanas capitulares con dirección a Frascati. Durante los días del 1 al 6 de septiembre nos disponemos hacer los Ejercicios Espirituales, puerta por la que entramos como preparación al XXII Capitulo General. Nos acompaña en estos días de ejercicios, en línea franciscana, nuestro hermano capuchino P. Jaime Rey.

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

El primer día, el P. Jaime, nos invitó a reconocer humildemente todo el ¨bien¨ que Dios ha hecho en nosotras, a través de nosotras y apesar de nosotras y a dar gracias por todo ello.

El segundo día, bajo el título “Mi alma está sedienta de ti” la invitación fue a retomar nuestra experiencia de Dios reflexionando en el fundamento de la totalidad y en la experiencia del hermano Francisco desde toda su fragilidad. Desde algunos principios básicos de piscología nos ayudó a a ver como institivamente muchas veces nos refugiamos en nuestras zonas de seguridad y necesitamos salir de nosotras mismas para encontrarnos con el Dios de Jesús. Con mucha objetividad y franqueza, cuestionó nuestras propias imágenes de Dios y nos guió hasta entrar en el mundo de las motivaciones, el mundo de las relaciones que es lo que caracterizó la vida de Jesús. Nos exhortó, a convertirnos realmente al Dios de Jesús.

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

El tercer día nos dedicamos a reflexionar sobre la FRATERNIDAD, tema relacionado con nuestra identidad, con lo que soy… Pero este ser solo puede llegar a su plenitud en la medida en que nos relacionamos con los demás y es ahí donde está el fundamento de la vida fraterna y por ende de la vida franciscana, invitándonos así a crear espacios de relación y de interdependencia, a creer en la vida fraterna siempre simple y humana. Con mucha objetividad y realismo nos llevó a cuestionarnos profundamente desde los tres encuentros de Francisco:

  1. El encuentro con la materialidad del libro del Evangelio
  2. El encuentro con los leprosos
  3. El encuentro con el Cristo de San Damián.

Estos encuentros empezaron a cambiar la forma de pensar de Francisco y solo desde estos puede nacer la verdadera compasión. Al respecto de la fraternidad fueron muchas las luces recibidas y muchos los temas tratados.

Lo más importante hoy y siempre tiene que ver con las relaciones. Cada persona tiene unos valores que aportar a la vida común. Con una vida fraterna fuerte se superan las diferencias.

1 al 6 de septiembre

Vivir la MINORIDAD, desde un estilo de vida sencilla, en el servicio al más necesitado, y una sensibilidad por el que sufre. La Minoridad nos pone más al desnudo en el mundo de las relaciones, dejarnos amar por los otros, como hizo Jesús dejándose lavar los pies por una mujer. Vivir centradas en lo esencial, dejando lo que no es importante, y optar por lo realmente importante.

1 al 6 de septiembre

1 al 6 de septiembre

El cuarto día de retiro, pasamos a la CONTEMPLACIÓN, siendo esta la única que puede unificarnos interiormente y por tanto la única que puede capacitarnos para la vida con los hermanos. Desde esta clave leímos y reflexionamos en la Carta a un ministro que es llamada ¨el evangelio franciscano de la misericordia¨. No podíamos dedicarnos a la contemplación sin acercarnos a Santa Clara, que dista mucho de ser la ¨plantita¨de la orden pues es en su lugar la gran mujer de la orden.

Estos tres elementos como franciscanas, tienen que estar integrados en nuestra vida y hay que ir configurándose en ellos, son irrenunciables.

Y así día a día tocamos uno a uno los grandes aspectos de nuestra identidad franciscana: pobreza, obediencia y misión. Unido al tema de misión y siguiendo el Evangelio que la liturgía del día nos presentaba en este último día de retiro, la Hna. Yolanda de María Arriaga, Superiora General, nos invitó a sentirnos llamadas nuevamente por Jesús pero muy particularmente a reconocer la llamada concreta que Jesús nos hace en este capítulo. Para ello cada hermana recibió en un pergamino, finamente preparado, con el Evangelio del día para escribir en él cuál es el sentido de nuestra llamada desde el compromiso y responsabilidad de Hermana Capitular.

El ambiente de silencio, La alegría, la participación y una actitud muy receptiva han caracterizado estos días de preparación capitular. Confiando así en que Dios sea quien culmine la obra que El mismo ya ha comenzado en cada una de nosotras. ¡Damos gracias a Dios por tanto bien recibido!

1 al 6 de septiembre