Sep 14 2016

11 de septiembre

Domingo, día del Señor. Hoy disponemos de una mañana libre. La mayoría de las capitulares después de participar de la Eucaristía en la Parroquia María Inmaculada, emprenden en gran número, la marcha a Roma para visitar algunos lugares de interés.

11 de septiembre


Por la tarde iniciamos nuestro trabajo, la Secretaria capitular presenta el Orden del día, entonamos el canto “María de Nazaret”, pidiendo a la Madre que ruegue con nosotras al Señor.

11 de septiembre

La Hna. Yolanda de María Arriaga introduce con alusión a Palabra del día la sintonía de este momento que estamos viviendo. Es que precisamente el Evangelio nos presenta las parábolas de la misericordia. Con su invitación acogemos el perdón que hemos recibido y que al mismo tiempo estamos llamadas a dar.

La hermana Yalile Jurado, como moderadora, nos invita en esta tarde a recorrer el camino que las Provincias han realizado a lo largo del sexenio; nos sentiremos contemplativas y gozosas con tanta vida.

Iniciamos las exposiciones con la Provincia Nazaret. La Hna. Mª Luisa García, Superiora de esa demarcación Europea, uno de los frutos del Proceso de Reestructuración, recuerda en su exposición que en el primer trienio del sexenio que va a relatar existían todavía las Provincias Sagrada Familia, Provincia Inmaculada, Viceprovincia Santa Isabel de Hungría, la Delegación provincial del Congo y las casas de Guinea, dependientes de una y otra Provincias. Por otro lado, el segundo trienio, se presenta ya como Provincia Nazaret.

11 de septiembre


La característica de los gobiernos provinciales en el primer trienio se podría resumir en la palabra mentalización para el Proceso, preparando el terreno; en el segundo trienio, integración. En ambos casos desde un acompañamiento serio a hermanas y comunidades. Entre los desafíos de cara el futuro, la Hna. Mª Luisa señala la consolidación de la Provincia.

Comparte con ilusión aspectos que considera de gran importancia en el Proceso que han vivido: la apertura, disponibilidad y obediencia por parte de las hermanas de la Provincia; la unidad y comunión del Equipo de gobierno; el acompañamiento a las comunidades; el discernimiento de presencias con la implicación de todas las hermanas; las cuestiones jurídicas inherentes al Proceso; la economía y la organización del Archivo histórico único en la Curia provincial. La Hna. Mª Luisa expresa su fe en este proceso de reestructuración a nivel congregacional y anima para que a pesar de las dificultades, se sigan dando los pasos necesarios en América.

Para recoger lo compartido, la Hna. Yolanda de María Arriaga agradece al Gobierno de la Provincia la integración que han hecho posible; además un reconocimiento muy especial y agradecido a las hermanas Isabel Valdizán, Mª Reyes Jimeno y Ursula Leffen por el aporte para hacer posible este proceso.

11 de septiembre


A continuación, la Hna. Herlinda Maestre, Superiora provincial de la Provincia Sagrado Corazón presenta el Informe del sexenio, compartiendo los lemas de los dos trienios: “Algo nuevo está brotando, lo estamos haciendo posible”, y “En camino de Reestructuración” respectivamente.

El Proyecto provincial estuvo basado en el Documento final del XXI Capítulo general “Hermanas para la misión en las diferentes culturas” y en las Conclusiones del IV Consejo general ampliado. Entre los aspectos significativos que la hermana destaca está el acompañamiento a las comunidades, especialmente en la resolución de conflictos; la transversalidad del trabajo de Pastoral Juvenil Vocacional y del Movimiento Laical Amigoniano; el apoyo en la integración de las Casas de Formación, aportando hermanas y recursos para hacerlo posible. Termina su exposición con el agradecimiento y felicitación de la Hna. Yolanda Arriaga reconociendo la comunión del Gobierno y el trabajo positivo de mentalización para la Reestructuración que han ido realizando en las comunidades de la Provincia.

11 de septiembre


La Hna. Rosalba Gómez, Superiora de la Provincia San José comparte el informe ofreciéndonos los lemas de los dos trienios: “La fraternidad: lugar de vida y fecundidad apostólica” y “Escuchar lo que el Espíritu dice”.

La hermana expresa cómo el Proceso de Reestructuración les ha ido ayudando a experimentar esa comunión congregacional, la necesidad de un cambio. Ha permitido una confrontación de nuestra vida con la Palabra de Dios, con el sueño del Padre Luis a través del carisma, las necesidades de la Iglesia y del entorno, una visualización real de la misión.

Se destaca entre los logros, un estilo acogedor, austero, sencillo, alegre, abierto y un servicio incondicional en la misión. Compromiso con los pobres, la justicia, la paz, la defensa de la vida y el cuidado de la creación en diferentes espacios. Proyección significativa y vivencia de la espiritualidad y pedagogía Amigoniana en las Obras educativas y otras. El empeño en la creación, organización y acompañamiento de los grupos del MLA y formación de sus miembros en sus diferentes etapas. Uno de los logros que han conseguido últimamente es la integración del Equipo de PJV de las dos Provincias de Medellín, que están realizando un gran trabajo del que pronto se podrán ver los frutos. Se agradece al terminar su valioso compartir el trabajo de la hermana y el apoyo de su gobierno en la demarcación.

Todos los Gobiernos han ido han presentado la realidad de la Demarcación desde la verdad y sencillez, haciendo posible que se fuera tocando lo medular de nuestra vida y se avanzara en el Proceso de Reestructuración.

11 de septiembre

11 de septiembre


Concluida la presentación de los tres Informes previstos para esta tarde, se abre un espacio de diálogo para subrayar algún elemento de las intervenciones. Las hermanas van expresando:

  • Se ve la importancia del camino del Proceso de Reestructuración, paso del Señor por la vida de las personas y de las obras
  • Ha crecido el MLA en Colombia
  • Fuerza de Dios y su Espíritu en el caminar de las tres Provincias. En Nazaret se ha comenzado y nos abre las puertas a América. Las fuerzas motoras, de crecimiento, se hacen a la vez desafío para seguir construyendo y profundizando. No siempre el trabajo que se realiza va acorde con los frutos.
  • No ha animado el compartir de la Hna. Mª Luisa y la visión positiva que ha presentado desde la experiencia de la reestructuración realizada en la provincia de Nazaret. Ponerse en camino; más allá de nuestra edad y limitaciones, la actitud es fundamental.
  • Hemos crecido en sentido congregacional; hemos abierto los ojos a lo que tenemos. Es importante para nosotras la Congregación, no sólo la parcela donde hemos caminado.
  • El Proceso nos ha enseñado a ser menores, la comunión de los distintos Gobiernos, nos ha dispuesto para el futuro.
  • Un Informe es muy pequeño para todo lo que se ha vivido. Hay mucho trabajo detrás. La presentación de Nazaret me ha tocado por dentro, viendo el movimiento que ha habido desde la disponibilidad de las hermanas, incluso mayores. Ahora nos toca a América Latina, pero yo pienso que después tiene que haber más intercambio entre las Demarcaciones. Las hermanas españolas salieron en su momento a otros países y ahora nos toca a nosotras apoyarlas.
  • Trabajamos con los más pobres, intentando responder a las nuevas pobrezas, hay deseos de seguir abriéndonos a esos ámbitos necesitados de nuestra misericordia.
  • Hay un gran sentido de pertenencia congregacional. Se ha fortalecido el espíritu de obediencia, algo fundamental más allá del temor, desde la fase ya de mentalización, es vital, para hacer también en América Latina.
  • Me he sentido feliz por pertenecer a esta Congregación. Admiración por las hermanas mayores. Nuestro Fundador fue un hombre intrépido y nuestras hermanas desde el inicio nunca se sentaron, siempre dispuestas a seguir adelante en obediencia. Ahora nos toca a las demás y este testimonio nos anima.

Tomando la palabra la Hna. Yolanda Arriaga recuerda como hace seis años la Hna. Julia Apesteguía susurraba con timidez la necesidad de un Proceso de Reestructuración. Mucho hemos caminado desde entonces. En el IV Consejo General Ampliado se dio una mirada al Proceso y en este Capítulo constatamos los frutos que se van dando. Tendremos que abrir los ojos y los sentidos para captar esos frutos, algunos muy evidentes y otros habrá que captarlos con fineza en un trabajo conjunto, en unidad, apuntando hacia los mismos objetivos.

Llega la tarde y con ella es tiempo de colocar en el Señor todo lo vivido y compartido. Celebramos las Vísperas en la Capilla y seguidamente una hora de Adoración ante el Santísimo. El Señor nos ama con amor eterno, nos hace misericordia y nos envía a ser misericordiosas como Él.

Nos hemos regalado mucho gozo, mucha esperanza. Hemos vivido una tarde rica de familia. No podemos menos que decir,

¡GRACIAS, SEÑOR; ¡GRACIAS HERMANAS!