Oct 07 2016

4 de octubre

Celebramos en la Iglesia, con toda la familia franciscana, la solemnidad de san Francisco de Asís. Las hermanas responsables de la liturgia de este día nos invitan ya desde nuestra oración de Laudes, a alabar y bendecir al Señor por el Serafín de Asís, enamorado de Jesucristo, su Dios y su Todo. La historia de Francisco, es la historia de la gracia y de la conversión. Es la historia de la respuesta fiel, generosa y abnegada de quien se siente irresistiblemente atraído y amado por Jesús. Hoy que llegamos al final de nuestro XXII Capítulo General, nos dicen, pidamos también esta gracia para cada una de nosotras: ser mujeres apasionadas por Cristo y por la humanidad; con entrañas de misericordia y compasión ante el sufrimiento humano; que sintamos la urgencia del Señor que nos insiste: “Vete y haz tú lo mismo” y sepamos contagiar a nuestras hermanas todo cuanto hemos vivido en estos días de gracia y comunión, plasmado en las Conclusiones y Acuerdos que dinamizarán la vida y misión de nuestra Congregación en el sexenio que iniciamos. En el tiempo de adoración eucarística gustamos todo lo escuchado y celebrado.

4 de octubre

En la mañana, por última vez en este Capítulo, nos reunimos en la Sala Capitular, donde hemos dialogado, discernido, compartido tantas horas de trabajo y búsqueda conjunta.

Seguidamente, Hna. Tulia López, Superiora General, nos dirige unas sentidas palabras. Recuerda que con la convocatoria de este XXII Capítulo general, toda la Congregación se puso en camino para participar de la rica experiencia reveladora del misterio sorprendente de Dios que, con la riqueza de su Espíritu fue suscitando en el corazón de cada una el compromiso de la compasión y la misericordia. Como el Buen Samaritano, nos dice, miramos juntas más allá de nuestras realidades, con una actitud “en salida, abiertas a ver lo que otros no ven y a oír lo que otros no perciben de sufrimiento, de dolor y de abandono”. Este XXII Capítulo general nos reta ser mujeres contemplativas, a amarnos, acogernos y abrazar la fraternidad como hermanas menores seducidas por la pequeñez, hermanas misericordiosas que respondamos al imperativo de la proximidad, hermanas en misión, impulsadas a la audacia de la compasión, hermanas interculturadas, que testimoniemos la profecía de la comunión fraterna.

4 de octubre

Hna. Tulia continúa diciendo “Como Gobierno General, trabajaremos con empeño para que la Congregación viva en verdad y coherencia las Opciones propuestas, haremos lo posible para que el aceite de nuestra lámpara no se apague para obedecer al mandato -haz tú lo mismo-; contamos con ustedes en este servicio que el Señor nos ha encomendado”. Y termina dando gracias en primer lugar al Señor que ha estado con nosotras en este caminar capitular, a Hna. Yolanda de Mª Arriaga y su Consejo, a todas las hermanas que han colaborado en este Capítulo desde las distintos comisiones y servicios encomendados; también a las hermanas de la comunidad local y, por su puesto, a todas las Capitulares. Para finalizar, nos invita a regresar a nuestros países con la alegría del deber cumplido y llevar a las Hermanas el mensaje de un Capítulo desbordado por la presencia del Espíritu.


4 de octubre

Después del mensaje de Hna. Tulia, damos paso a la celebración de clausura de este XXII Capítulo general. En la ambientación, las hermanas expresan: “Hemos llegado al final de este acontecimiento congregacional y nos preguntamos, ¿con que nos quedamos? Que el imperativo de Jesús: “¡Vete y haz tú lo mismo!” impregne nuestro corazón y se convierta en regla de vida. Hagamos nuestra esta palabra y dejemos que la fuerza del Espíritu Santo nos transforme en mujeres consagradas renovadas, movidas a compasión y capaces de ir a la misión, abiertas a la interculturalidad”.

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

Se presentan varios signos, queriendo resignificar en ellos los elementos que caracterizan nuestra identidad carismática: contemplación, fraternidad, minoridad, misericordia. Y se vuelve a proclamar el texto evangélico que ha servido de inspiración y ha acompañado el discurrir capitular: la parábola del Buen Samaritano. Tras la proclamación de la Palabra, un espacio de silencio que nos ayuda a profundizar en nuestro interior el mensaje de Jesús, continuando con un momento de compartir fraterno. El canto “Alma misionera” nos ayuda a colocarnos en salida y de la misma manera, la oración final nos envía a todos los lugares donde somos presencia evangelizadora.

Y como broche de oro, la celebración de la Eucaristía que hoy preside el P. Carlo Calloni, OFM Cap. de nacionalidad italiana, Postulador General de la Causa de los Santos, unidas a la Iglesia, a nuestra familia franciscana y congregacional, alabando y bendiciendo al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

En la introducción, las hermanas nos recuerdan cómo al llegar a la posada, al iniciar nuestro Capítulo, desde la acogida y los detalles, fuimos construyendo la fraternidad capitular. Con el corazón y la mente abierta, nos adentramos en la realidad congregacional. Nos detuvimos y, movidas a compasión, en actitud de discernimiento y oración, buscamos ver más allá, descubriendo los retos y desafíos de hoy, que esperan una respuesta profética desde una Congregación renovada. Acogiendo la invitación del Maestro: “Vete y haz tú lo mismo”, nos disponemos a vivir con nuevo ardor la misión de la Terciara Capuchina en salida, identificada con el Carisma, en fraternidad, desapropio y misericordia, desde cada una de nuestras presencias, representadas en las banderas de los países de los cuatro continentes donde nos encontramos trabajando por el Reino, sembrando valores y siendo testigos del amor compasivo de Dios. No tengamos miedo de ir al encuentro de quien está a la vera del camino esperando nuestra solidaridad; de ir a los despeñaderos, a las periferias geográficas y existenciales, de optar decididamente por los más necesitados. La gracia del Espíritu del Señor y su Palabra nos acompañarán; serán luz, guía y alimento en el camino.

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

La celebración, bien cuidada y preparada, llena de signos, nos hace revivir todo lo experimentado a lo largo de este tiempo capitular. Hay que seguir haciendo camino.

La Hna. Tulia López nos envía a nuestras hermanas en las distintas Demarcaciones y comunidades de donde hemos venido, a ser luz, anunciadoras de buenas nuevas, testigos de lo que hemos visto y oído durante el Capítulo.

4 de octubre

4 de octubre

4 de octubre

…y como esto finaliza y suena a despedida queremos agradeceros el interés por abrir y ver cada día nuestra página web, en el XXII Capitulo General. Desde esta comisión hemos intentado informaros cada día para daros la posibilidad de acercaros a este capítulo y vivir cada uno de sus momentos.

Con el P. Luis Amigó, nuestro querido Fundador, concluimos estas páginas con las palabras que él tantas veces pronunció:

¡Bendito el Señor por todo!

4 de octubre

4 de octubre