Feb 01 2012

Jesucristo es el único Pastor, es el Buen Pastor: conoce a sus ovejas, las ama, lo arriesga todo por ellas y da la vida según el mandato recibido del Padre (Jn. 10, 1-18).

Esta actitud la encontramos hecha vida en nuestro Padre Fundador. Hemos de destacar su gran celo por los excluidos; la figura que él escoge en su vida como guía y expresión de lo que quiere vivir, es el Buen Pastor; y ése fue su lema: Doy mi vida por mis ovejas.

Nosotras lo hacemos vida cuando anunciamos y construimos la paz, cuando buscamos el corazón de las mujeres y de los hombres a través del diálogo, del respeto, de la escucha, de la comprensión, cuando salimos al encuentro de los más necesitados con actitudes de misericordia.