Jun 17 2019

Se inició el día con la Adoración al Santísimo que precedió a la Eucaristía en este día grande en que la Iglesia celebra la fiesta de la Ascensión del Señor. Con la motivación y animación de las hermanas de la Viceprovincia de Santa Clara quienes nos invitaron a vivir este espacio de oración en un ambiente de recogimiento y agradecimiento con el Señor por el don de la vida que hoy celebra nuestra querida Hna. Isabel María Meléndez. Seguidamente se celebró la Eucaristía, presidida por el Vicario Parroquial, Don Thiago de Carvalho Humelino, quien nos invitaba a situar el evangelio del día en clave de “la alegría”; pues durante todo el tiempo en el que el Señor prepara a sus discípulos para su partida, les recuerda que quiere que su alegría sea completa y que esperen con ilusión al Espíritu de la verdad que es quien les enseñará todo.

A las 10:00 a.m. nos reunimos para la primera sesión de trabajo del día que consistió en dar a conocer la propuesta de ajustes al Plan General de Formación. Para iniciar, la Hna. Ana Tulia López, Superiora General, nos ambienta un poco antes del estudio personal y grupal señalando la importancia de contar en la Congregación con un Plan General de Formación que oriente el caminar no sólo de nuestras Jóvenes en formación sino de cada una de las hermanas que hacemos parte de esta familia religiosa.

Este día moderan el trabajo nuestras Hermanas María luisa García Casamián, Vicaria General y María Anabelle Céspedes Morales

Luego de esta introducción para comprender mejor el trabajo se dedica el resto de la mañana para el trabajo personal, que facilita el conocimiento detallado de la propuesta para la actualización del Plan General de Formación.

Después de comer una deliciosa paella, a las 3:00 p.m. se llevó a cabo el trabajo en grupos para compartir los aspectos que más llamaron la atención y algunas sugerencias, hasta llegar a consensos de cara a la propuesta del Plan General de Formación; en cada uno de los grupos se realizó un momento mariano con el aporte de las encargadas de la liturgia.

EL trabajo de esta Jornada representó para cada una de nosotras uno de los compromisos más serios e importantes que nos han traído al V CGA, la formación: la de nuestras jóvenes, la de nuestras Hermanas y la nuestra, es uno de los bienes de mayor valor para nosotras y deseamos de todo corazón tener acierto para responder de la mejor manera a este momento concreto de nuestra historia congregacional en atención a nuestro compromiso eclesial.

Terminamos la jornada de hoy con agradecimiento y satisfacción, compartiendo la oración de vísperas en la entrada del Santuario de Montiel, para respirar el aire fresco y reconocer la presencia de Dios latente en tan hermosa creación.