Jun 17 2019

En este día le corresponde la animación espiritual a la Provincia Nuestra Señora de Guadalupe, jornada que dedicaremos al estudio, profundización y revisión del Plan Global de Pastoral Congregacional. Ante Jesús Eucaristía las hermanas que animan la liturgia han puesto como signo el mundo y los nombres de los diferentes campos apostólicos en los que hacemos presencia, y previamente han pedido a algunas de nuestras Hermanas encender una luz y elevar una súplica por los destinatarios, hermanas y laicos con los que compartimos la misión y que trabajan en cada uno de los países y obras en las que está la Congregación. Un emotivo momento de comunión e interculturalidad, que nos hizo sentir cerca de todos.

Posteriormente las Hnas. Cecilia Pasquini y Lilia Celina Barrera, Consejeras generales, responsables de moderar el día, motivaron a toda la asamblea con algunos documentos de la iglesia sobre la misión y datos sobre la cantidad de adolescentes y jóvenes que se atienden en las obras de protección y colegios de la congregación, un total de 1,274 en Protección y 28,765 en educación, cifra que entusiasma a la asamblea por todo lo que esto significa para nosotras como posibilidad de encuentro con las jóvenes generaciones.

La Hermana Lilia Celina explicó las tareas encomendadas por el XXII Capítulo General, entre las que destacan la revisión del Plan Global de Pastoral Congregacional, al que nos dedicaremos en este día. Para motivar el estudio y profundización iniciamos con una dinámica y concluida la misma se pasa a la reflexión personal con el aporte de las diferentes demarcaciones para el mismo en el que aplicamos la metodología de trabajo de los días anteriores que consiste como ya lo hemos dicho en escuchar nuestras impresiones en rueda de escucha y en consenso elegir desafíos y líneas de acción que se llevan a la plenaria de toda la asamblea.

A las 4:00 p.m. se realiza la celebración mariana en el Santuario de Nuestra Señora de Montiel y posteriormente se continúa con el trabajo en grupos. A las 5:30 se reúne toda la asamblea para socializar la reflexión de los diversos grupos

Las hermanas comparten los aportes pertinentes y vamos sistematizando los desafíos y haciendo nuevos consensos.

Agradecidas con el Señor por el trabajo de esta jornada y siendo las 8:00 p.m. se inicia la celebración de la Eucaristía para recoger el trabajo del día, es presidida por Don Juan Manuel Gallent, Rector del Santuario de la Cueva Santa y actual párroco, quien con sencillez, cercanía y cariño se dispone a iniciar la celebración Eucarística, en ese momento, ingresa a la capilla la Hna. Pilar Romero acompañada del Señor alcalde de Segorbe, Rafael Moreno quien de manera muy expresiva, agradece a las hermanas su presencia en la comunidad de Benaguacil y expresa su admiración por la misión evangelizadora de las Terciarias Capuchinas, además viene acompañado del obispo encargado en el Vaticano de las relaciones con el Oriente Medio, quien también saluda a la asamblea y comparte un poco la labor que realiza en este momento concreto con los musulmanes. Concluido este singular y emotivo momento continúa la celebración de la Eucaristía en la que también Don Juan Manuel en su homilía nos sorprende gratamente con palabras cargadas de afecto y hondura dirigidas especialmente a cada una de nosotras en el marco de nuestro VCGA de las que compartiremos a continuación algunas frases textuales:

Estamos asistiendo a un nuevo Pentecostés, pues el Señor, ha prendido el fuego del Espíritu para el nuevo éxodo de la iglesia y del mundo y en cada uno de los carismas como siempre, y más aún en estas encrucijadas, él sigue llamando. Se comprende bien que la vocación no es una "opción", que nosotros tomamos, sino una "llamada " que nos toma a nosotros.

El Señor, nos toma de la mano para que transparentemos y re-presentemos su presencia. Al tomarnos de la mano en la fuerza del Espíritu se expresa en las hermanas de hoy, pero también las hermanas de hoy le expresan. Hay un misterio profundo de fidelidad y de creatividad. Por una parte las hermanas pisan sobre las mismas huellas de ayer y están llamadas a la fidelidad con Jesús y con el carisma, pero como esas huellas avanzan sobre la historia nueva de hoy, son también huellas nuevas e inéditas que exigen una novedad y, por tanto, una creatividad.

Las hermanas, que el Padre llama en Jesucristo han de ser "mujeres nuevas, que sepan responder a las exigencias de una nueva etapa de evangelización", "para hacer presente a Cristo ante la generación que verá el tercer milenio de la era cristiana" decía San Juan Pablo II.

Podríamos adivinar cómo se va a transparentar el Señor en el rostro de las nuevas hermanas?. Algo podemos adivinar. También el mundo de hoy dice e incluso exige: "Queremos ver a Jesús".

Estas y muchas otras palabras calaron profundamente en lo íntimo de nuestro ser, despertando en nosotras el ardor evangelizador y el deseo profundo de transparentar con nuestra vida el rostro de Jesús.

Luego de cenar en la grata compañía de Don Juan Manuel, finalizamos este hermoso y significativo día.