50 aniversario del Sínodo de los Obispos: “La justicia en el mundo” 30 de noviembre de 1971 – 2021

El Sínodo es una institución u organismo de la Iglesia nacido del Concilio Vaticano II. Fue instituido por el Papa Pablo VI, que anunció su creación el 15 de septiembre de 1965. Hasta el momento, y desde 1967 que tuvo lugar el primer Sínodo, en la Iglesia se han realizado 29 Sínodos de los obispos, todos en el Vaticano.

El 30 de noviembre 2021 celebramos los cincuenta años del segundo Sínodo de los obispos, realizado en el año 1971. El Papa Pablo VI, en la audiencia general del 24 de noviembre de 1971, ordenó que se hicieran públicos los dos documentos aprobados por la Segunda Asamblea General del Sínodo de los Obispos, sobre los temas tratados en el mismo: «El sacerdocio ministerial» y “La Justicia en el mundo».

El documento “La justicia en el mundo”, presenta, con una mirada crítica, la realidad del mundo en tiempos del Concilio Vaticano II, y afirma: “Hemos podido percatarnos de las graves injusticias que envuelven el mundo humano con una red de dominios, de opresiones y de abusos que sofocan la libertad e impiden a la mayor parte del género humano participar en la edificación y en el disfrute de un mundo más igual y más fraterno”.

Por otro lado, reconoce el aporte de quienes son dóciles a la acción del Espíritu y siembran esperanza, comprometidos por un mundo mejor: “No faltan hechos que constituyen una contribución a la promoción de la justicia. Nace en los grupos humanos y en los mismos pueblos una conciencia nueva que los sacude contra la resignación al fatalismo y los impulsa a su liberación y a la responsabilidad de su propia suerte. Aparecen movimientos humanos que reflejan la esperanza de un mundo mejor y la voluntad de cambiar todo aquello que ya no se puede tolerar”.

El documento urge a la Iglesia a realizar su misión: “Escuchando el clamor de quienes sufren violencia y se ven oprimidos por sistemas y mecanismos injustos; y escuchando también los interrogantes de un mundo que con su perversidad contradice el plan del Creador, tenemos conciencia unánime de la vocación de la Iglesia a estar presente en el corazón del mundo predicando la Buena Nueva a los pobres, la liberación a los oprimidos y la alegría a los afligidos”.

Está organizado en cuatro partes. La primera, la justicia social y la sociedad mundial, con cuatro apartados: la crisis de solidaridad universal, el derecho al desarrollo, injusticia sin voz y la necesidad del diálogo.

La segunda parte del documento, el anuncio del Evangelio y la misión de la Iglesia, se presenta en dos apartados: la justicia salvífica de Dios por Cristo y la misión de la Iglesia, de la jerarquía y de los cristianos.

La tercera parte, la práctica de la justicia, presenta seis apartados: el  testimonio de la Iglesia, la educación para la justicia, la cooperación entre las Iglesias locales, la colaboración ecuménica, la acción internacional y termina expresando brevemente los deseos del Sínodo.

La cuarta parte anima con una palabra de esperanza:  “La transformación radical del mundo en la Pascua del Señor da pleno sentido a los esfuerzos de los hombres y particularmente de los jóvenes por la disminución de la injusticia, de la violencia y del odio, y por el progreso conjunto de todos en la justicia, la libertad, la paternidad y el amor”.

Celebremos el aniversario del Sínodo “La justicia en el mundo”, divulgando el contenido de este documento tan actual para nuestro tiempo.     

Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp